ANSE es miembro de la red Metasysteme Coaching

¿QUÉ ES EL TALENTO?
¡¡¡El talento son 2 cm!!!

18 Marzo 2015
pdf Para leer este artículo en formato PDF

¡¡¡El talento son 2 cm!!!

¿Qué es el talento? He aquí una pregunta que a menudo se me plantea. Por supuesto que la persona quiere encontrar o saber cuál es la mejor pista para ser excelente, para tener éxito.

A esta pregunta, me encanta responder: ¡¡¡2 centímetros!!! Después, justo después, dejo un gran silencio.

Por supuesto, mi respuesta da pie a confusión y a risas o sonrisas.

Si me coloco según el marco de referencia de lo deportivo, estos 2 cm pueden definir el talento. En efecto, Nadal o Federer (dos deportistas a los que admiro), sus pelotas entran 2 cm más en las pistas que las de otros jugadores. Usain Bolt prácticamente tiene siempre 2 cm de ventaja sobre sus competidores. Con respecto a Zinedine Zidane, sus balones por 2 cm entraban en las porterías allí donde otros van a tocar al palo, donde el portero parará el balón.
Diremos que es por esto que estos deportistas son más competentes y así pues más talentosos que los demás.

A veces me pregunto si esta palabra “talento” no es como la del “azar”, una especie de trastero o de cubo de basura para decir que tienen un truco más, un don, y así esto se convierte en una excusa para decirse “esto no es posible para mí”. Por supuesto, siempre habrá un único Zidane, Nadal, Federer, Usain Bolt, Teddy Riner (Judo). Sin embargo, en cada generación, un deportista es más talentoso que los demás.

No he llevado a cabo una gran investigación sobre cada uno de estos jugadores para ver cuáles son sus puntos en común, sin embargo, es fácil constatar que estos deportistas, que son talentosos, que tienen acierto y éxito a largo plazo, tienen los siguientes puntos en común:
  • Su talento arranca a partir de una fuente de placer y de pasión; en este caso su actividad deportiva.
  • Han desarrollado su rendimiento trabajando mucho. No es Zidane quien dijo “hijo, algunos eran mucho más fuertes que yo, pero yo  me entrenaba todos los días”.
  • No abandonan nunca.
  • Se crean un objetivo claro y ambicioso.
  • Su entorno es propicio porque les permite expresarse y desarrollar su talento.
Nunca he oído (a menos que me equivoque) a estos deportistas hablar de don. Evocan el placer, la pasión, el trabajo, la perseverancia, un proyecto y un entorno propicio. El mismo esquema se encuentra en el Arte. Mozart, Beethoven, Chopin, Picasso, Monnet, Dalí, Goya no nacieron con una partitura o un piano o un pincel en las manos.

Les invito a ver este salto de Dick Fosbury en los JJ.OO. de Méjico en 1968.

El Sr. Fosbury inventó este tipo de salto de altura, técnica que todo saltador aplica hoy en día. La gente estaba admirada tanto por la novedad como por el rendimiento (batió el récord del mundo de 4 cm). Este tipo de salto era un descubrimiento para la mayoría de la gente pero no para él. En el 68, tenía 22 años y desde los 16 intentaba un nuevo salto para llegar más alto que todo el mundo. Era su objetivo: marcar al mundo, dejar una huella. Lo consiguió.

En este caso, cuando este éxito es el proyecto del individuo o de la empresa, Éxito se convierte en sinónimo de felicidad.
Por supuesto, me afano por añadir que el verdadero éxito es relativo en función de cada uno. Cada uno tiene su percepción de su propio éxito y así de lo que necesita para ser feliz. Para algunos, el éxito se mide en número de ceros o de nueves en la cuenta bancaria o en ser el mejor del mundo en uno u otro campo. Para otros, el éxito es otra cosa. Poco importa, no es el tema de este artículo, en todo caso, el éxito se convierte en una razón de ser. Para estos deportistas felices, su éxito pasa por el número de medallas de oro y de títulos ganados.
Para mí, el verdadero éxito es ser feliz levantándose por la mañana y haciendo lo que a uno le gusta, incluso si eso no aporta fortunas. En mi caso, mi éxito, mi talento, mi felicidad pasa por la libertad de elección. Para ello, con el tiempo, me he dado cuenta de que mi libertad pasa por permitir a los que me rodean (familia, amigos, clientes), ser libres, es decir, permitirles ser libres, alcanzar sus propios 2 cm.
Quiero hacer mía esta cita de Zig Ziglar: “Podrá obtener todo lo que quiera en la vida, absolutamente todo, con una condición, la de ayudar lo suficiente a las personas a obtener lo que ellas quieren”.
Por supuesto que una persona que quiere desarrollar sus talentos, tener éxito para ser feliz puede tener las siguientes ambiciones:

  • Reafirmarse, demostrar que puede tener éxito
  • Obtener placer a través de su pasión
  • Alegrarse, ser feliz
  • Ganar más dinero para permitir a los suyos alegrarse, para poder invertir en uno u otro ámbito
  • Gozar de los honores del reconocimiento
  • Permitir a los demás alcanzar sus objetivos, desarrollar sus talentos
  • Nadar en la abundancia
  • Inventar su razón: ¿por qué razón desea desarrollar sus talentos, tener éxito (su visión del éxito), lograr?

Esto también funciona si sustituyo “persona” por “empresa”. Una empresa aspira al éxito en lo cotidiano, al final, por casi las mismas razones.

Teniendo en cuenta estos criterios, de mi marco de referencia, de lo que veo todos los días en el contacto con mis clientes, nuestra visión del éxito, nuestra visión del logro, nuestro talento nos pertenece, cada uno de nosotros tenemos en nosotros estos 2 centímetros.

Si estos 2 cm son sinónimos de talento, de éxito, de felicidad, nuestra vida, nuestros pensamientos deberían focalizarse sobre estos 2 cm, y sin embargo, no, todo el mundo lo hace. Paradójicamente, son los mismos que hablarán de suerte, de casualidad, de azar, de talento.

En este artículo, les invito a explorar 5 bloqueos que he identificado, a transformarlos en recursos para alcanzar sus 2 cm. Verán que estos 5 puntos están vinculados y relacionados entre ellos, son holísticos, uno con el otro, el otro con el uno.

En conclusión, descubrirán mi percepción del talento en la empresa.
Introduce tu email para suscribirte al boletín de noticias y estar informado de los últimos artículos.

OBJETIVO Y RESULTADO

Como se dice en la introducción, cada uno tiene su propio talento, sus propios objetivos, sus sueños, sus pensamientos, sus costumbres. Quien tiene claros sus objetivos y quien los alcanza será feliz, se superará, se asombrará a sí mismo, habrá desarrollado sus 2 cm. En esta plenitud, encuentra la felicidad y si además crea un hábito, simplemente es feliz. Por supuesto, esto no quiere decir que no encontrará dificultades, pero estas se superarán y se aceptarán más rápidamente.

Sin embargo, se suelta la expresión comodín: un objetivo claro. Efectivamente, ¿cómo ha definido sus 2 cm?

De hecho, las personas que tienen éxito en sus proyectos tienen por costumbre definir su línea de meta, de llegada. Es decir, transformar el objetivo que se dan como resultado a alcanzar a través de una visión mental precisa.

Tienen una visualización clara de lo que será su vida una vez alcancen los 2 cm. Saben que quieren y saben responder muy fácilmente a estas dos preguntas:

  • ¿Qué hará en los próximos 5 años?
  • Si hoy solo le quedase una cosa por hacer, ¿cuál es?

Su objetivo está tan claro que saben que van a alcanzarlo, saben que se enfrentarán a difiultades y saben también que estas dificultades servirán de aprendizaje de la felicidad.
Visitar la obra de Laura Artista-Coach
No se ponen frenos, son adeptos a esta cita de François Caries: “emprenda lo imposible, lo imposible hará el resto”. Saben también como dice Paulo Coelho “es justamente la posibilidad de realizar un sueño que hace que la vida sea interesante”.

Este sueño, esta imagen mental, está clara, los ganadores han medido sus contornos, han definido un estado de espíritu donde reinan la determinación, el entusiasmo, la concentración hacia este objetivo y compartir su proyecto con su entorno.

Han visualizado su proyecto como un artista visualiza su cuadro. El hecho de visualizar el objetivo como resultado, permite hacerlo medible, perceptible, de salir de lo mental para pasar a la acción, a lo real.

También les anima la tensión de conseguir estos 2 cm. Esta tensión es un estimulante.

Sus pensamientos se centran hacia su cuadro. Transforman sus pensamientos en actos, de hecho, en costumbre. Un dicho budista dice «todo lo que somos es el resultado de nuestros pensamientos». Cuando están en acción « felicidad 2 cm », crean nuevos hábitos y esto es bien conocido: Construimos nuestros hábitos y nuestros hábitos nos construyen. La acción hacia sus objetivos desarrolla la pasión, la dignidad, la confianza en uno mismo, la voluntad de tener éxito, la convicción y la autodisciplina. Al final, el éxito es un viaje, no un destino.

La acción en lo cotidiano le acerca al éxito simplemente, se transformará en experto de su campo de predilección.

Esta reflexión de objetivo y resultado clara centrada en la felicidad, el éxito, no se construye en 5 minutos, es el fruto de reflexión, de reparto, de duda, de cuestionamiento y de construcción de acciones en acciones. Esto queda claro también con esta frase de Martin Luther King “Tener fe, es subir el primer peldaño cuando no vemos toda la escalera”.

Es justamente aquí donde surgen otros bloqueos y sobre todo los miedos.

LOS MIEDOS VS VALENTÍA

No voy a entrar en los aspectos psicológicos, dejo eso a los psicólogos y psicoanalistas que sabrán hacer mejores aportaciones sobre este tema, sin embargo, le propongo centrarnos en tres miedos.

El miedo a la pérdida:

En efecto, ¿qué pasa si fracaso? Tengo simplemente un espejo ante mí, voy a juzgarme y así pues a no quererme si fracaso. Este juicio puede remitir a pensamientos negativos vinculados con mi pasado. Imaginemos que hemos realizado una acción en el pasado y que esta nos despierta malos recuerdos. Hay grandes posibilidades de que transforme esta experiencia en pensamientos negativos. Tengo miedo de revivir este mal pasado (mientras que olvido que mientras tanto la vida ha cambiado), no queriendo conocer las mismas zonas de no confort, de incomodidad, no voy a dar los primeros pasos o desde el primer fracaso, voy a pararme diciéndome “esto no está hecho para mí”. En el miedo a la pérdida, existe también el juicio de los demás: ¿Qué me dirán los demás? Se desarrollan en mí sentimientos de vergüenza, de desprestigio y por miedo a las críticas de los demás, de mi debilidad, de vulnerabilidad con respecto a mí y a otros, no me lanzo.

El miedo a ganar

Este es más insidioso. ¿Qué pasa en mi vida si tengo éxito? Nadal lo sabe bien desde el comienzo, que si tiene éxito, tendrá una vida diferente. Ha aceptado. Hay personas que se crean pensamientos del tipo: debemos… debería… habrá que… estos pensamientos no ayudan a la construcción de mis 2 cm.

Eric Berne, el inventor del Análisis Transaccional (psicología humanista), define un perdedor y un ganador de la siguiente manera: un perdedor no sabe lo que va a hacer si pierde, pero habla de lo que va a hacer si gana, y un ganador no habla de lo que va a hacer si gana, pero sabe lo que va a hacer si pierde.

El complejo de inferioridad

El tercer miedo está relacionado con la comparación con los demás que yo calificaría como complejo de inferioridad y que viene a enlazarse con los dos miedos de arriba.

Los miedos son el fruto de nuestros pensamientos

Los miedos son el fruto de nuestros pensamientos y nuestros pensamientos se transforman en actos. Los límites atribuidos a nuestro espíritu son únicamente una construcción mental realizada por nuestros pensamientos interiores.

¿Qué hacer con estos miedos? Invito a escucharlos por supuesto pero no a centrarse en ellos. Un miedo puede ser útil para mi supervivencia, destructor si me impide actuar hacia mi objetivo. El desafío consiste en centrarse en su proyecto, su cuadro y aportar otros colores si este miedo es útil. Armarse de valor, aceptar su zona de no confort, hacer caso a su intuición para hacer un equilibrio con su razón con el fin de transformar esta emoción “miedo” a la vez en humor para evacuarlo y actuar para avanzar en protección. Superar sus miedos es transformar los pensamientos negativos en pensamientos positivos que animan la acción. Detectar su autodisciplina para regular sus emociones.

Si estos miedos, estas dudas, se vuelven muy fuertes, salga de su marco, vaya a alimentarse de un acto que le permita aflojar lo mental.

ABANDONO VS PERSEVERANCIA

Construimos nuestros hábitos y nuestros hábitos nos construyen. Cuántas personas desde la primera tentativa de acción, se detienen desde el primer fracaso. Me encanta contar esta historia de Mickael Jordan (el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, según mi humilde punto de vista). Ostenta un número considerable de récords que todavía no se han batido. Ostenta un récord del que se habla muy poco: el número de canastas falladas. Forzosamente para tener éxito, hay que fracasar.

Es así como en estos 2 cm, la noción de éxito o de fracaso no forma parte del equipaje del que quiere alcanzar sus 2 cm. Encontramos más un lenguaje de humildad donde nada es ni fracaso ni éxito, todo es aprendizaje. Con un estado de espíritu de ganador y de acciones “qué puedo hacer mejor hoy que ayer”. Todo es una etapa de progresión, de conocimiento, de desarrollo personal. De hecho, en el medio de la dificultad se encuentra la oportunidad.

Todo se recoge en esta cita de Albert Einstein: “El conocimiento se adquiere por la experiencia, el resto es solo información”.

El abandono no forma así pues parte del diccionario del que desarrolla su talento. En cambio, la perseverancia y la paciencia son su dominio. Estos 2 cm no pueden realizarse en 5 minutos, o entonces son una victoria para una próxima batalla. El que es perseverante sabe justamente que puede perder una batalla pero no la guerra. Se arma así pues de paciencia, de pruebas y de reajustes, se concentra en su objetivo, todo acto es un acto de aprendizaje. Él sabe que las zancadillas están ahí para hacerle avanzar, cambiará de rumbo pero no de destino o entonces si cambia de destino es que reconstruye un cuadro mucho más grande, mucho más bello. Puede ser que el primer cuadro fuera la Fe del primer peldaño de Martin Luther King.

Cada medalla tiene su revés, los deportistas lo saben muy bien, es justamente por eso que perseveran.

LA PERFECCIÓN VS LOS ERRORES

Para mi gusto, un mal profundo que se desarrolla cada día: querer ser perfecto, querer tener éxito desde el primer momento. Por supuesto hay un vínculo con la perseverancia y los miedos pero aquí la persona piensa tanto en su acción que esta se convierte en la única cosa que hace: reflexionar y no actuar, no decidir. Se llama también procrastinar.

¿Cuántas veces Zidane ha intentado sus ruletas en los entrenamientos, durante sus partidos antes de que podamos admirar sus gestos técnicos? Dick Fosbury no saltó en Méjico así por primera vez. Además, cuando se conoce el contexto, al saltar así, caía sobre la espalda, y, en esa época no existían siempre las alfombras de suelo, y caía en tierra.

La perfección, no querer equivocarse. Los errores, es actuar, es aceptar sus propios juicios y los de los demás. Winston Churchill explica que “el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

La perfección es querer ser admirable, fuerte desde el primer momento. A mi parecer es una falta de humildad. La humildad y la posición baja permiten aceptar sus errores, su vulnerabilidad y así pasar a la acción porque sé que equivocarme es una etapa más en la vida.

Emil Motycka define bien la acción para dejar de querer ser perfecto “Empiece a partir de hoy, no mañana. Incluso debería haber empezado ayer”.

ENTORNO VS ENTORNO

Para mí es el menos conocido y puede ser el bloqueo más poderoso. En efecto, ¿cómo mi entorno próximo (familia, amigos) y menos próximo (compañeros, vecinos, clientes, proveedores, asociaciones, sociedad, TV) puede transformarse en bloqueo? El entorno puede crear el miedo a la crítica. Pero aquí para comprender correctamente este bloqueo, voy a hablar de efecto sistémico.

Un sistema, aún más cuando es próximo, es un sistema donde las personas están vinculadas entre sí por amor, afecto, emociones, creencias, pensamientos, costumbres. Se habla también del mismo marco de referencia. La neurociencia demuestra incluso que los cerebros están vinculados entre sí. ¿Cuántos ejemplos hemos escuchado en los gemelos que sienten lo que siente el otro incluso si cada uno está en una punta del planeta?

Una persona en busca de sus 2 cm se concentra en su objetivo preciso, lo compartirá con los otros porque se sabe también que lo colectivo es más fuerte que lo individual. Compartirlo permite también pulir, rectificar, validar el proyecto. Se vuelve importante compartirlo.

Al mismo tiempo, cuando una persona de este sistema decide ir a buscar estos 2 cm, como va a superarse, va a cambiar de hábitos, va a crear otros pensamientos, también va a entrar en una zona de incomodidad, de no confort, por efecto sistémico, va a arrastrar con ella al sistema. El sistema completo va a vivir esta zona de incomodidad.

De forma de homeostasia, el sistema puede regularse para impedir justamente entrar en zona de noconfort, va a crear anticuerpos durante la subida de la fiebre.

El sistema, el entorno próximo, por bondad y por amor va a plantear toda una serie de cuestiones o de afirmaciones con el fin de ayudarnos en nuestra reflexión. ¿Has pensado en…?, ¿Has visto que…?, ¿Sabes que…?, ¿Piensas que…? ¿Habrá que… ? ¿Qué dirá tu… ? ¿Has visto que te arriesgas a perder… ? ¿Para qué sirve, estás bien así? Nunca en la familia se… Deberás… Nunca nadie ha tenido éxito haciendo esto antes… Es una moda, solo 2 o 3 tienen éxito… Sin contar con las propias creencias limitadoras que cada uno se crea.

Todas estas verdades y cuestiones bondadosas se transforman en duda en la persona que busca sus 2 cm. Y como dice el refrán, las dudas de hoy en día son los límites del mañana. Sus límites se transforman en abandono y/o perfección y/o miedo.

Existe también un entorno que califico de conformista, este entorno es partidario de nuestra causa, es más adulador que franco y no nos deja avanzar hacia nuestro proyecto “felicidad 2 cm”.
Visitar la obra de Laura Artista-Coach
Un entorno propicio va a aceptar esta nueva zona de no confort y va aplantear preguntas diferentes para por una parte entender las motivaciones de la persona, ayudarla por sus preguntas a pulir su visión, su línea de meta, lo que busca verdaderamente. ¿Cómo ves el fin ? ¿Qué vas a poner en marcha ? ¿Qué debería hacer ? ¿Has considerado lo peor? ¿Qué has imaginado como plan B?
Este intercambio en el interior del sistema le va a permitir que evolucione, que crezca y que acepte su zona de no confort. El sistema se vuelve poderoso para el conjunto del sistema porque este se protege y se atribuye el permiso de osar, de atreverse al fracaso, atreverse al éxito, al aprendizaje. Aquí la ley matemática se convierte en: 1 + 1  > 3

Así se atenúan los juicios, los miedos; la acción ya no es un éxito o un fracaso, sino más bien un aprendizaje para el conjunto del sistema y el continuum de la felicidad.

Así pues se hace importante en su proyecto rodearse, si no es el caso, de un entorno que le diga la verdad; incluso si es dura de escuchar. Unas simples felicitaciones no le aportarán las mejoras que necesita.

Es importante también comunicar claramente, hablar francamente con su sistema y motivarle plantando las semillas del éxito y no las del fracaso. Así, el sistema colaborará mejor para su proyecto. La ley de atracción también le ayudará.

Y después, hay una verdad de Confucio que he tenido la ocasión de experimentar muchas veces y que reviviría ciertamente “Cuando haces algo, que sepas que vas contra los que quieren hacer la misma cosa, los que quieren hacer lo contrario y la inmensa mayoría de los que no quieren hacer nada”. Está bien saberlo para tomar suficiente perspectiva y altura.

Es interesante también ser consciente de que la mayoría de nuestras costumbres son también procedentes de la influencia de nuestro sistema, es decir, de las personas que nos rodean. Es por tanto importante ir más allá de nuestros hábitos positivos que son recursos para nuestro proyecto y eliminar los que son frenos
Para ello, plantearse la cuestión regular de “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” se convierte en una costumbre para eliminar los malos hábitos.

El rumor transmitido por nuestro entorno puede ser también un freno para nuestro desarrollo y así pues para la toma de decisiones. Es bueno establecer un equilibrio entre los hechos, la realidad y los rumores, como un equilibrio entre las emociones y la razón.

Al final, una persona centrada en su “felicidad 2cm” está animada por una fe inquebrantable, por un deseo ardiente, dirige su proyecto con determinación, entusiasmo, corazón y toma decisiones a través de la alquimia: razón, emoción, intuición, emergencia.

Para concluir sobre estos 5 puntos

Para concluir sobre estos 5 puntos, a menudo me plantean la pregunta de “sí, pero, por lo que veo estoy progresando adecuadamente, por el buen camino?” o “dudo que esté yendo por el buen camino”.

Respondo de manera confrontada: “¿plantearse la pregunta no es ya la respuesta?”. El espíritu no conlleva ningún límite excepto el que quiere atribuirle.

Para mí, para saber si está en el buen camino, su razón de ser, le bastará con examinar dos puntos:

  • ¿Es que mi visión mental de mi proyecto me dota de una cierta determinación, un cierto deseo ardiente, un entusiasmo tal que mis pensamientos son positivos, mis creencias son positivas, mis costumbres están centradas hacia mi “felicidad 2 cm” y sobre todo no me falta coraje y perseverancia.
  • ¿Mi decisión está influenciada por mi entorno o lo hemos construido juntos? Asegúrese de que sus hechos correspondan exactamente a lo que desea y que esto no sea el único de dinero que esté en proceso de recibir o el deseo de cualquier otro o de la influencia de su entorno.
La toma de decisiones, su impulso y su aplicación se convierten en la esencia del proyecto “felicidad 2 cm”. Cada decisión tomada con valor, perseverancia, sin intención de perfección, en un entorno propicio, todo centrado hacia el objetivo, será una piedra en el edificio de la felicidad.

La toma de decisiones precisamente es también el elemento motor de la empresa. Le invito a explorar el talento a través del prisma de la empresa.

EL TALENTO EN LA EMPRESA

Basta con encender la tele, internet, viajar para comprender el mundo está en el cruce del progreso. Internet está creando una nueva forma de concebir el mundo a través de la información. Internet nos hace pasar de una sociedad del “listo para recibir” al “listo para dar”. (prêt à recevoir al prêt à donner).

Este cambio de paradigma abre puertas del talento, sin importar qué individuo, empresa puede libremente demostrar sus 2cm en la web, y su talento se convierte en planetario. Su talento puede servir a millones de personas, incluso se puede convertir en remunerador. Hoy en día tenemos la posibilidad de exponer nuestros talentos al mundo con el único riesgo de recibir a cambio cosas positivas.

Este nuevo paradigma, en la empresa lo llamamos las empresas Post-Modernas, da el poder de eliminar los límites de su espíritu.

En el campo profesional, se define a una persona talentosa como una persona que por su competencia o su potencial, representa un valor añadido para la empresa. Dicho de otra manera, si este talento deja la empresa, esta tendrá una pérdida real de beneficios.

Estas personas talentosas están comprometidas, toman decisiones, asumen riesgos, se encuentran permanentemente en busca de excelencia, de mejora, de transformación. Innovan, crean, se atreven, transmiten. Están en el eje en el entorno complejo de la empresa y siempre están en movimiento.  

Podemos encontrar a estas personas en todos los niveles de jerarquía de la empresa.  

Estas personas, al ser raras, según su contexto, sus necesidades, la empresa en busca de talento va a querer buscarlas, contratarlas, guardarlas. En el futuro, controlarlas, guardarlas en lugar de liberarlas.
 
Dicho de otra manera, ¿es que una empresa que busca talentos no llega ya tarde porque el talento ya está en su entorno? La cuestión ya no es ir a buscarlos sino crear un contexto que permita a cada uno, de la más pequeña minoría a la más grande, expresar su talento. Es el leitmotiv de las empresas Post-Modernas.

Las empresas que buscan talentos ya son empresas que llegan tarde. Louis Dantin lo definía ya durante la crisis de 1929 “el alma de una empresa debería ser el talento”.

La empresa es talento, por tanto, la pregunta correcta es: ¿cómo mi sistema de empresa crea una suma de talentos que hace que mi empresa sea talentosa?

¿Cómo transforma mi empresa el fracaso y el éxito en aprendizaje?

¿Cómo el sistema de mi empresa anima a asumir riesgos, la innovación, la perseverancia?

¿Cómo el sistema de empresa posee o crea líderes con talento que crean un contexto donde pueden expresarse los talentos?

¿Cómo permite al final a cada uno ser responsable, ser apasionado?
Visitar la obra de Laura Artista-Coach
Estas empresas que permiten la creación de valor, la creación de talento han cambiado de paradigma y tienen otros hábitos de los cuales el más esencial es: cuanto más poder da un líder, más poder tiene y más poder tienen su equipo y su empresa.

Al final, ¿la empresa talentosa no es la que crea este crisol de revelador de talentos? ¿La que crea el éxito que es de hecho su arte, sus 2 cm? Invito a la empresa a imaginar estos 2 cm. “Imaginación”, como el título de esta obra para atreverse a ir a buscarlos.

Imagine por un instante lo que cambiará en usted, alrededor suyo, en la empresa si estos 2 cm existiesen. ¿Qué harás de manera diferente gracias a estos 2 cm en 1 año, 3 años, 5 años? ¿Qué habrá cambiado en su vida? Responda a estas cuestiones al final de este artículo.

PARA PROFUNDIZAR JUNTOS

El oficio de Anse, los dos centímetros de Anse, es justamente precisamente permitirle ir a buscar los suyos en un corto periodo de tiempo porque la eficiencia está también vinculada con el éxito.

Para esto, hemos creado, para la empresa, un contexto de acompañamiento que le permite entrar en la era de las empresas post-modernas con cultura digital. Si desea que su empresa desarrolle sus talentos, sus 2 cm, haga clic aqui me pondré en contacto con usted personalmente.
Eres coach, desea desarrollar sus competencias de coach, entrenar, pulir su talento de coach, haga clic aquí para descubrir cómo el enfoque sistémico en supervisión desarrolla sus 2 cm.
Si desea que su talento sea permitir a sus clientes, a sus equipos desarrollar sus 2 cm: el programa de formación en coaching sistémico de la escuela Metasysteme de Alain Cardon le permite llevarlo a cabo:
Si simplemente desea desarrollar su talento personal, el programa de formación sistémica, que le permite estar en total relación con su sistema, le permitirá alinearse con sus proyectos, sus ambiciones, su corazón y su razón. Esta formación se convierte así para usted en un verdadero contexto de desarrollo personal:
Quieres leer el último libro de Alain Cardon que hemos traducido en español: La Maestría en Coaching sistémico, dispuesto en Amazon:

De la Sombra a la Luz, la obra de Laura la artista-coach

Leyendo este artículo, ha visto obras de la Artista-Coach Laura Calabuig, puede visitar su obra completa de la Sombra a la Luz haciendo clic en este enlace: http://www.lauracalabuig.com

Doy las gracias a Laura porque cada una de sus obras es una inspiración. Le doy las gracias también por su mirada inesperada de artista-coach que me permite pulir mis artículos.

Les agradezco su confianza.
Atentamente.

Claude Arribas
00 33 682 69 70 83
Copyright 2015
pdf Para leer este artículo en formato PDF

Comentarios

Comments by Disqus